Las joyas de Ronda que no debes dejar de visitar

En la comunidad autónoma de Andalucía, se encuentran varias provincias conformándola. Además, de su capital de Sevilla, están Almería, Cádiz, Córdoba, Granada, Huelva, Jaén, y Málaga. Siendo esta última, el lugar en el que nos estacionaremos en esta ocasión, para maravillarnos con sus atractivos naturales, que tal vez para temporadistas extranjeros resulta desconocido.

Dejemos entonces, caer el telón. Y hablemos de Ronda, pequeña ciudad muy cercana Málaga, que con 35 mil habitantes aproximadamente, es un rinconcito turístico con paisajes inigualables. Su belleza, quedó plasmada en letras para la historia, gracias al poeta Rainer Maria Rilke, quien la definió como “la ciudad soñada”.

Enclavada en un paraje montañoso de Serranía, emerge como una ciudad rocosa, ubicada a orillas de un abismo que la separa del rio  Guadalevín. Históricamente, la zona fue fortificada por los musulmanes que dominaban esos lugares, dada su importancia geoestratégica.  Hoy en día, cuenta con atractivos que quienes le visitan no pueden pasar por alto.

El Puente Nuevo

Considerado el monumento arquitectónico de mayor envergadura en Ronda, tardó en construirse cuarenta y dos años, hasta su inauguración, que finalmente tuvo lugar en el año 1793. (Y si, es el Puente Nuevo). La finalidad de su construcción era empalmar la antigua e histórica zona de Ronda, con la más actual para ese entonces.

Lo que sí es innegable, es que pasear sobre dicho puente, es uno de los mayores placeres que puedes obtener al visitar Ronda. Con un Parador ubicado justo a puente, las vistas panorámicas que se obtienen son dignas de postales, y más aún si se observa el Tajo, al cual por cierto puedes descender por el camino de los molinos. Ruta muy recomendada la primavera.

Plaza de Toros

Ronda, también es famosa por ser el lugar que vio el nacimiento de la tauromaquia e incluso esta plaza, de la Real Maestranza, se ubica entre las más antiguas y peculiares de todo el país. Su construcción estuvo a cargo del mismo arquitecto encargado del Puente Viejo, y se inauguró en el año 1795.

Murallas árabes

Rodean toda la ciudad desde épocas antiguas, cuando los árabes la fortificaron, creando puertas y pasos fuertemente custodiados. La puerta más famosa para ingresar o salir de Ronda, sin duda alguna fue Almocabar. Que debe su nombre al cementerio árabe (al-maqabir) que se ubicaba en esa zona de la ciudad. Dicha puerta, se localizaba con vista al mar.

Baños Árabes

Pese que a lo largo de toda España, es posible conseguir evidencias y vestigios de antiguos baños árabes, los de Ronda cuentan con el título de ser los mejores conservados de todo el país. Su construcción data de finales del siglo XIII, bajo el reinado del rey Abomelik.

Arco de Felipe V

El Puente Viejo, o primer puente nuevo de Ronda, colapsó el año 1741. Esto derivó en la necesidad de mejorar dicho acceso en relación al tránsito de personas y mercancías hacia la ciudad. Entonces, la manera en la cual se logró dicho cometido fue reemplazando por una nueva y más amplia Puerta. Así la vieja Puerta Árabe es sustituida por la actual, que fue levantado al año siguiente, por el Rey español Felipe V. de allí su nombre.

Palacio de Mondragón

Construcción histórica, fechada en el año 1314, por el rey Abomelik, cuenta con hermosos jardines que invitan al reencuentro interior en un ambiente de paz y sosiego. Posteriormente, seria usado como residencia principal de los reyes Isabel y Fernando.

Ruinas de Acinipo

A casi un kilómetro de altitud y veinte kilómetros afueras de Ronda se ubican los yacimientos arqueológicos de Acinipo, antiguo asentamiento romano, del cual aún se conservan vestigios. Como su teatro que data del siglo I d.C.